lunes, 17 de abril de 2017

Vacaciones de Semana Santa

Qué bien se está de vacaciones y qué dura es la vuelta.

Al menos para mí, porque en otras ocasiones que he hecho una oda al periodo vacacional, siempre ha habido algún comentario expresando su gusto por la rutina, el descentre de las vacaciones fuera de casa, el poco gusto a viajar, etc. Inma lo explicaba muy bien y yo entendía lo que quería transmitir, pero no coincido en su forma de vivirlo.

En mi casa seguimos una rutina bastante rígida durante el periodo escolar, ya que para sobrevivir el día a día con trabajos y colegios, creo que es la mejor opción. Pero disfruto mucho rompiéndola en vacaciones.

Cambiar de lugar me ayuda a relativizar todo, a quitar importancia a las pequeñas miserias cotidianas, a abrir más los ojos y disfrutar de lo que tengo delante.

Esta semana santa la empecé muy estresada. Estamos con cambios en el trabajo que me tienen con mucha tensión. Sin embargo en cuanto puse 500 km de distancia los "problemas" se diluyeron. Lo veo todo con más claridad, sin ofuscarme con las ramas que no me dejan ver el camino.
Hemos estado una semana en la costa catalana, donde La Mayor tenía un torneo de baloncesto. Estábamos separados, porque ella ha estado en un hotel con su equipo y entrenador, pero la hemos visto todos los días en los partidos. Nosotros cuatro hemos estado alternando ratos de playa, paseos, terraceo y partidos de basket. A nuestro ritmo, sin horarios para levantarse, sin prisas para desayunar, haciendo lo que más nos apetecía en cada momento. Para mí eso vale oro. Y si el colchón no es tan cómodo, la almohada no es la mía, o no hice bien la maleta, me da igual, merece la pena por todo lo bueno.

Hemos comido de terracitas al aire y viendo el mar. He pasado mil horas achuchando a la peque, riéndome con el mediano y animando en los partidos a la mayor.

A la vuelta paramos a hacer noche en Zaragoza por partir el viaje de vuelta y hacer un poco de turismo. Me gustó mucho la ciudad y me sorprendieron muy gratamente sus procesiones. Yo he pasado casi todas mis semana santas hasta que me casé en Málaga, por lo que es ése el tipo de procesiones que conozco. Las de Zaragoza no tienen nada que ver, ya sabía que son más sobrias que las andaluzas, pero lo que me ha encantado es la tamborada que acompaña a los pasos. Muy emocionante.
 
Hoy vuelvo a la rutina laboral con mucha pena, porque incluso en mi caso, que tengo un horario envidiable, considero que son demasiadas horas delante de un ordenador, sin poder estar con mis hijos todo lo que me gustaría, sin ser dueña de mi tiempo…
 

jueves, 6 de abril de 2017

House of Cards (mi opinión)

Estamos viendo la primera temporada de House of Cards. Una serie de la que había leído muy buenas críticas y me habían recomendado, especialmente mi hermano y un compañero del trabajo.



Un resumen objetivo del argumento que podríais encontrar en internet sería algo así: es la historia de un demócrata congresista y coordinador de la mayoría de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. La serie trata principalmente temas de manipulación y el poder.

Y aquí va mi opinión: la serie va de dos malos muy malos, interpretados magistralmente por Kevin Spacey y Robin Wright, estupendos en sus papeles de lobos con piel de cordero. Casi más impactante el papel de ella. Actriz mítica por su papel en la Princesa prometida:


Hasta ahora siempre la había visto en papeles de mujer sosita, pavisosa, muy mona ella con su melena rubia.

En House of Cards es mala como un demonio. Acaba resultando hasta desagradable físicamente, a pesar de su tipazo, sus trajes impecables y un maravilloso corte de pelo:


La serie empieza potente. Está bien actuada, hecha con calidad, y como decía, empieza bien. Pero se desinfla rápido.

En mi opinión es una serie sobrevalorada. No me matéis, peor valoración hace mi madre que dice que solo le ha gustado el cuarto de baño de la casa del matrimonio y que claro, tragarse una serie entera por ver un baño, por muy precioso que sea, como que no.

Para mi, poco más a parte de ver a los malos sin escrúpulos en busca de más poder, y manipulando a todo el que caiga en sus manos.

Los temas de poder atraen mucho, y creo que ahí es donde la peli ha encontrado un filón.
Pero en mi opinión la trama de cada capítulo está poco trabajada, los temas políticos se tratan de forma muy superficial, sin profundizar en los conflictos.

Para los interesados en esta temática, la serie que tiene pintaza es la danesa Borgen. Yo vi un par de capítulos pero no pude seguir porque no se lee bien el DVD que me dejaron, pero deseando estoy retomarla.

¿Las conocéis? ¿coincidís con mi valoración?

martes, 4 de abril de 2017

Sobre mis hijos: últimas anécdotas


El Niño, la Mayor y la reunión de empollonas que se disuelve ante sospecha de examen


El fin de semana pasado, se fue la niña mayor feliz como una perdiz al cumpleaños de una amiga. De su ajetreada vida social mejor no hablamos, que da para una entrada entera.
El cumpleaños consistía en ir al Burger y a casa de la amiga a ver una peli. Hubo la típica mini negociación para fijar la hora de vuelta, que terminó siendo las ocho de la tarde.

A eso de las seis de la tarde, estábamos por ahí con los del siete (que es como llamamos en casa al mediano y a la pequeña, por eso de que los dos nacieron un siete de diciembre). De pronto suena el móvil:

  • Mamá, soy Lu, ¿dónde estáis?, yo ya estoy en casa.
  • Nosotros por ahí, ¿y cómo tú en casa? (pregunto sorprendida, porque yo pensaba que un adolescente no le regala dos horas a los padres ni de coña, antes se queda comiendo pipas en el portal que subir antes de la hora).
  • Pues nada, que han empezado a decir que a lo mejor mañana hay examen sorpresa de lengua, y hemos decidido irnos a estudiar.


    • ¡Ojo!: "A LO MEJOR". Y disuelven una fiesta de cumpleaños. Ya hay que ser empollonas para que ante la mera sospecha de un examen, disuelvan la reunión.
       
    El niño no daba crédito. Le tuve que explicar varias veces y vocalizando a cámara lenta, el por qué de que su hermana estuviera ya en casa. Y por si acaso me quedaban dudas de su actitud y la de sus mejores amigos hacia el estudio, me dice el tío empeñado siempre en ponerme los pies en la tierra:
  • Pues mamá, que sepas que yo eso no lo haré nunca.

  • Ya. Puedo imaginarme la escena, en el remotísimo caso de que alguno tuviera sospechas de examen, que ya es remoto el caso, porque es teniendo examen seguro y no se enteran. Pero en ese hipotético caso, supongo que todos harían como si no hubieran oído al NostraDamus de turno. En un momento dado, si el niño en cuestión se ponía pesado con lo del examen, le echarían de la casa y seguirían como si no hubiera pasado nada, borrando totalmente de sus mentes el recuerdo de lo ocurrido. Ellos son así, para premio extraordinario fin de curso, no van.

     
    La pequeña 


    Os lo voy a decir sin rodeos: la pequeña de la casa me ha salido trolera.

    "Es pronto" - me diréis – "Igual es que lo sueña". No amigos, miente, sin más. Ella tiene una vida muy tranquila y sosegada, así que se inventa historias que la hagan más divertida.

    Por ejemplo, la niña pasa la mañana en casa, se levanta hacia las nueve y media de la mañana, desayuna, a las once va al parque, donde suele haber un par de niños, no más, porque hoy en día con dos añitos la mayoría están escolarizados, come a la una y a las dos ya se está echando la siesta. 


    Con esto os quiero poner en situación, para que entendáis que la cría lleva una vida tranquila y apacible, y cuando yo llego a las tres y media de la tarde, la mujer no tiene nada interesante que contar, porque sinceramente: no ha pasado nada digno de mención. Entonces es cuando ella inventa. Y ante mi inocente: ¿qué tal?, me cuenta una sarta de batallas del pelo de que un gato enorme entró por la puerta y se la sentó encima, haciéndole una pupa invisible en la rodilla. Además comió con Mickey Mouse, al que por cierto no le gustaron nada las lentejas que les había dejado preparadas. Y para rematar, cuando tendía la ropa con M. una paloma entró volando en la casa. Todo eso en un día normalito. Y relatado con muchos aspavientos, gesticulaciones y hasta grititos en los momentos más álgidos de la historia contada con su lengua de trapo.

    Con dos años y cuatro meses ya estamos con esas batallitas. 

    La que me espera, amigos.
     

    jueves, 23 de marzo de 2017

    Sobre mi marido

    Ayer hablaba con mi hermana, que lleva dos años con su pareja actual, de los problemillas que tiene con la familia política y que ella solventa no estando nunca con ellos.

    Hay cosas que yo hago por mi marido y mis hijos, que me decía que ella no podría aguantar. En un momento dado le dije que hacer lo que ella hace a mi me costaría un divorcio.
    Esto me llevó a que en mi desvelo nocturno de cada noche (mi mala calidad de sueño merece capítulo aparte) estuve meditando sobre mi relación de pareja, y me ha apetecido compartir algunos pensamientos y recuerdos.

    Hablo poco de mi marido por aquí, a pesar de lo importante que es para mi desde hace más de 22 años.

    Nos conocimos unos meses antes de que yo cumpliera 21 años, en la primavera de tercero de carrera. Mi amiga Isa la canaria, hizo una fiesta en el piso que compartía con su hermano, que a su vez era compañero mío de clase y muy amigo. Conocía a todos sus amigos, excepto al gallego con el que nunca coincidía. Incluso estuvimos las dos pandillas en un concierto de Bruce Springsteen y por extrañas casualidades no crucé ni dos palabras con él porque ni le ví.

    El caso es que en esa fiesta le vi y desde entonces estamos juntos.

    Recuerdo perfectamente ese primer momento, nos cruzamos por el pasillo de la casa, yo iba con una minifalda de ante negro y un top blanco cruzado muy favorecedor. El me miró sonriente y me gustó. Al poco estábamos charlando. Con las copas que iban cayendo según avanzaba la noche, todo se iba haciendo más fácil, cada vez me parecía más guapo y simpático. Y recuerdo que en un momento dado, estábamos en la terracita, tercer piso, calle general Alvarez de Castro, y pensé: si tiene manos bonitas le beso. Y madre mía qué manos tenía, grandes, dedos largos, uñas perfectas. Así que no pude menos que besarle.

    Durante el primer año de relación estuvimos jugando un poco al ratón y al gato, porque yo tenía la ridícula idea de no tener novio hasta que terminara la carrera. Quería salir, ir a conciertos, estar con mis amigas, tener ligues de poca trascendencia, estar libre como una paloma en definitiva. Y éste tenía poca pinta de un ligue que no dura. Así que éramos "esos que no son novios ni son ná pero que está todo el día juntos", como decía el amigo Antoñito.

    Al final hubo que reconocer la realidad y aceptar que éramos novios tradicionales enamorados hasta las trancas.

    Yo terminé la carrera a curso por año y con 23 estaba ya trabajando en consultoría. El muchacho tardó como cinco años más en terminar. En su defensa que estudiaba ingeniería, y no empezó a estudiar de verdad hasta que no empezó conmigo. Además sus padres son los padres más atípicos que conozco, no le metían ninguna presión, preferían que aprovechara las oportunidades de hacer teatro, fotogragía e irse a Canadá en el verano. Impensable en mi casa. De todo tiene que haber, está claro.

    Cuando por fin terminó y encontró trabajo, nos casamos. Yo tenía 28 años. Y después ya sabéis, dos hijos con 16 meses de diferencia, comprar piso, trabajar... la vida de adulto. Nada que ver con la que llevamos durante los ocho años de noviazgo, despreocupados, felices, relajados.

    En los últimos años hemos tenido a la benjamina, y la relación de pareja se ha deteriorado un poco. Llevamos muchos años juntos y tenemos demasiadas obligaciones para sacar tiempo para cuidar un poco el tema.

    Aun así, a pesar de las discusiones, del cansancio, de tener que pasar más de la mitad de mis vacaciones en galicia con toda su familia... me compensa más lo bueno que lo malo.
    No privaría a mis hijos de relación con sus abuelos, sus primos, de ir a su tierra en vacaciones, a la casa de su padre de toda la vida. Que es lo hace mi hermana, por ejemplo, para no tener que aguantar determinadas cosas de las que yo sí aguanto.

    Perfecto no va a ser nunca nada. Se trata de poner en balanza y ver hacia qué lado se inclina.
    No estaría dispuesta a aguantar una relación en la que no compensara lo bueno, por mucho que quiera que mis hijos tengan padre y madre criándoles bajo el mismo techo.

    Pero compensando lo bueno, creo que hay que hacer el esfuerzo y estar ahí.

    Me veo dentro de unos años, cuando nuestras obligaciones de padres no nos supongan tanto tiempo y esfuerzo - y también grandes alegrías -, retomando muchas cosas que han quedado aparcadas.
    Viajando los dos juntos, riéndonos, cuidándonos. Y solo espero no estar equivocada.
    Ahora también tenemos momentos de salir a cenar juntos, de estar viendo una serie acurrucados en el sofá con una copa de vino, claro que los tenemos, pero son pequeños momentos en medio de la tormenta.

    Me encanta la vida familiar que tenemos ahora, pero reconozco que muchas veces es detrimento de la vida romántica en pareja , no se si me habré explicado bien. No cambio lo que tengo, pero también querría recuperar algunas cosas.

    martes, 7 de marzo de 2017

    Sobre la pequeña de la casa

    La pequeña de la casa, a sus dos años y tres meses, que cumple hoy, nos tiene embobados.

    Me encanta esta foto, muy digna ella llevando la maleta

    Su lengua de trapo genera momentos de muchas risas, porque además ella oye campanas pero no sabe dónde. La última gracia es que cuando se le pide algo que no quiere compartir contesta muy seria: "no, es solo para mayores". El otro día era la hermana, once años mayor que ella, la que la pedía una pintura y le contestaba con tan irrefutable argumento.

    También le encanta contestar rápidamente con un: ¡jesús!, en cuanto oye a alguien estornudar. Es algo que le da mucha alegría.

    Participa del drama familiar: la hermana sigue pillando un piojo que se encuentre despistado a 5 kilómetros a la redonda. Esa facilidad para atraerlos, sumada a su vocación de Rapunzel, arrojan un terrible resultado y muchas horas y dineros invertidos en la noble tarea del despiojado. La pequeña ya le recuerda amablemente que se pase la liendrera y que no le acerque mucho la cabeza: "que pegas piojos a mi".

    El sábado fue la jornada de puertas abiertas en el cole, en el que empezará primero de infantil en septiembre. El cole es el mismo de sus hermanos, y del que soy antigua alumna, así que habíamos pensado no ir, pero en el último momento decidimos pasarnos.

    Qué impresión verla en la que será su clase, jugando y explorando tan contenta. Por ahora la idea de ir al cole, le gusta, a ver cómo es la cosa cuando vea de verdad en lo que consiste el plan. Por ahora tengo las dos experiencias extremas. La hermana mayor que fue feliz desde el primer día, nunca lloró, y siempre fue contenta, si acaso le resultó una experiencia un poco decepcionante porque ella pensaba que la iban a enseñar a leer y como me dijo a la semana de empezar: "mamá, enséñame tú que en el cole solo juguemos y nos peleemos". Ese fue su resumen de primero de infantil. Y lo peor es que igual no iba desencaminada la mujer. Por el contrario el hermano nunca tuvo ganas de ir, esta misma experiencia de ir a ver el cole, fue en medio de llantos desgarrados, y su primer día de clase amaneció con un grito de: "no quiero ir an coleeeeeeeeeeee". Nunca ha sido partidario de la enseñanza reglada, la criatura. Con cinco o seis años, un niño que siempre estaba en su mundo de fantasía, y ya me vino un día preguntando por el home schooling, en perfecta pronunciación el jodío. A saber dónde habría él oído del tema, pero le pareció la idea del siglo.

    Ahora nos falta el desempate con la pequeña, yo creo que se va a parecer más a la mayor, aunque no tan afanada. Es decir, creo que le gustará, pero tampoco va a estar tan deseosa por aprender como estaba mi princesa mayor.

    viernes, 3 de marzo de 2017

    Siempre hemos vivido en el castillo

    Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jacson.

    Leí esta entrada de Ro y me picó la curiosidad.



    Al igual que le pasó a ella, lo que más sorprende es que la autora naciera en 1916, ya que la narración tiene un estilo moderno y diferente. De hecho podría ser una película de Tim Burton por ese toque tétrico y poco convencional que tiene.

    Lo que más me ha gustado ha sido el principio de la historia y el final. En el medio he de reconocer que por momentos se me ha hecho un poco pesada. Más que pesada, la palabra sería claustrofóbica, que creo que de hecho es la sensación que busca la autora transmitir.
    Encerradas con el recuerdo de lo que ocurrió sobrevolando sus cabezas, repitiendo menús, conversaciones y situaciones, una y otra vez. Al final se produce un pequeño giro en la historia, algo en lo que no había pensado aunque en realidad era totalmente factible y probable que acabara ocurriendo. Hay trasfondo de locura extravagante, de manías, supersticiones y fobias, de una forma perturbadora y natural a la vez. Hasta las situaciones más desquiciantes son narradas de forma neutra y normal.


    Siempre busco información sobre los escritores que leo, a veces me dejan absolutamente indiferente y en otras ocasiones, su propia biografía suma a la historia de su novela. Este caso pertenece claramente al segundo grupo. Su vida parece digna de una de sus obras.



    Shirley Jackson nació en 1916 en San Francisco y murió a los 48 años de edad de un ataque al corazón mientras dormía. Además de obras para adultos, escribió libros para niños y una serie de relatos breves sobre su experiencia como madre de cuatro hijos (Life Among the Savages and Raising Demons). Por si le sobraba tiempo con sus cuatro criaturas y su trabajo de escritora, además tenía once gatos (¡once!) a los que bautizó con los nombres de las demoníacas jerarquías infernales.
    Hasta aquí ya os habéis percatado de que era una mujer peculiar. Pero ojo, que falta lo mejor. Durante toda su vida padeció neurosis, depresión, ansiedad y agorafobia. En este libro del que os escribo hoy, una de las hermanas protagonistas padece agorafobia, así que supongo que tendrá ciertos aspectos autobiográficos, al menos en el desarrollo de ese tipo de sensaciones claustrofóbicas que consigue transmitir al lector.

    Además, Shirley padecía adicción a las anfetaminas y al alcohol. Un coctel que no ayuda precisamente a ser longeva. En las fotos de los últimos años no parece una mujer de cuarenta y pico años, sino mucho mayor. Y ahora el detalle final de su historia, que a mi me da para mucha elucubración sobre qué pudo ocurrir realmente: su marido se volvió a casar en el mismo año de su muerte. Su nueva esposa era una de sus alumnas, que además compartía clase con su hija pequeña. Truculento.

    martes, 28 de febrero de 2017

    La la land

    De las películas que han optado y ganado Oscar, ésta es de las pocas que he visto y por lo tanto de la que puedo opinar.


    La vimos mi marido, mi hija mayor y yo, y nos gustó mucho a los tres.

    Es un musical, por lo tanto ya por definición va a haber mucha gente a la que no le guste. A mí un musical mal hecho me parece un dolor, pero un buen musical que consigue meterte en el surrealismo que supone el que se líen a cantar y bailar en cualquier momento, me chifla.

    En mi opinión La la land es simplemente una película bonita.
    La música es preciosa, el vestuario, los bailes, la historia… todo es bello.

    Primero leí críticas buenísimas, en plan "es LA PELICULA", y luego malas críticas que decían que era una vuelta a películas ya existentes. Para mí no es ni lo uno ni lo otro. Tiene el mérito de hacerte pasar un buen rato, disfrutando de la estética, el sonido y la belleza. Y no te parezca poco.




    Ahora la película vuelve a las noticias por ese momento bochornoso en el que por error se les dio el Oscar a mejor película que en realidad le correspondía a Moonlight. Hasta los reyes del show business comenten errores, y en este caso de vergüenza ajena.

    Parece ser que a los presentadores  les dieron una tarjeta errónea, que correspondía a la de mejor actriz. Fallo de la empresa encargada del tema sobres, fallo del que lee el sobre que no se dio cuenta de que correspondía a mejor actriz, y también fallo que no lo pararan antes. Hasta que no estuvo el equipo de La la land en el escenario no avisaron del error. Me da vergüenza solo de imaginar la situación.


    el público flipando